Contáctenos Atención al usuario: 01 8000 917003
Síganos en:               
 
 
 
 
Usted esta aquí: Prensa Noticias Mejor calidad de vida para los niños Cirugía láser de amígdalas sin extracción
  |   | 

Mejor calidad de vida para los niños Cirugía láser de amígdalas sin extracción

Imprimir

Artículo publicado en la revista Salud al Día, edición 20 - Mayo 2017

 

Las amígdalas y adenoides son masas de tejido linfoides; las más conocidas son las amígdalas palatinas ubicadas en la parte posterior de la garganta. Son una parte más del sistema linfático y tienen actividad en la formación de linfocitos para las defensas del niño en los primeros años de vida y a medida que el niño crece, su verdadero sistema inmunológico madura.

 

Las infecciones de las amígdalas tienen tratamiento antibacteriano y con el advenimiento de nuevos antibióticos ha disminuido la necesidad de cirugía, sin embargo, ha aumentado la proporción de casos por obstrucciones secundarias a amígdalas y adenoides voluminosas.

El crecimiento desproporcionado de las amígdalas y las adenoides es lo que ocasiona obstrucción ventilatoria con respiración oral y ronquidos que sobrecargan el sistema cardiopulmonar de los pequeños, ocasionando disminución de la oxigenación a estructuras vitales del cuerpo como el cerebro, entre otros. Esta situación afecta la calidad de vida de los niños, haciéndose evidente el deterioro en sus capacidades cognitivas e intelectuales durante su proceso de desarrollo, con franca alteración de la atención y el rendimiento escolar.

Además, la respiración oral altera la forma de la cara y el paladar, lo que conlleva al apiñamiento en los dientes, que se suma a las causas de tratamientos de ortodoncia y ortopedia oral, así como a episodios de otitis y sinusitis crónicas que también están asociados a la obstrucción y que pueden prevenirse tempranamente, mediante el procedimiento de vaporización con láser de Co2.

Hay que tener en cuenta también que las amígdalas y adenoides están cerca de la entrada de la vía respiratoria donde pueden atrapar gérmenes, capturando muestras de bacterias y virus, por ello se afectan frecuentemente produciendo las infecciones de la garganta.

 

Un sueño tranquilo y reparador es indispensable para que la hormona del crecimiento se libere en las noches y alcance su máxima expresión o efecto sobre los tejidos y un niño con obstrucción para deglutir sus alimentos a nivel de la garganta, difícilmente tendrá ganancia de peso proporcional a su cambio de estatura.

 

Vaporización con láser

 

Vaporizar las amígdalas con láser de Co2 permite una adecuada reducción de tamaño de este tejido, preservando su función para el resto de la vida, con lo cual se asegura así un tamaño normal y proporcionado al espacio respiratorio y deglutorio del niño, según su edad.

 

El láser de Co2 no realiza cortes en el tejido, evita el dolor postoperatorio y los riesgos de sangrado que son característicos de la amigdalectomía convencional, se minimizan al igual que el trauma quirúrgico.

 

La cirugía con láser, sin extracción, favorece la rápida recuperación del niño, es un procedimiento ambulatorio y muy pronto se puede incorporar a sus actividades escolares sin ningún problema, incapacidad o limitación alguna para el normal desarrollo de su vida.  

 

 

Por: German Pablo Sandoval

Otorrinolaringólogo

Clínica Foscal internacional.

Centro Internacional de Otorrinolaringología.