Contáctenos Atención al usuario: 01 8000 917003
Síganos en:               
 
 
 
 
Usted esta aquí: Prensa Noticias Parkinson: 'Atrapados en un cuerpo que no obedece'
  |   | 

Parkinson: 'Atrapados en un cuerpo que no obedece'

Imprimir

Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico que causa discapacidad en las personas, quienes en plenitud de sus capacidades mentales, no pueden controlar los temblores y la rigidez muscular, que junto con otros síntomas, progresan a estados muy graves, algo así como “estar atrapado en un cuerpo que no hace caso”, afirma el doctor William Omar Contreras López, neurocirujano funcional de la Clínica FOSCAL Internacional.

De acuerdo con el especialista, el parkinson es una enfermedad progresiva, esto significa que los síntomas empeoran con los años y afecta principalmente el movimiento de las personas en razón a la disfunción de las estructuras profundas del cerebro encargadas de su control voluntario.


“Los primeros síntomas de la enfermedad suelen ser más severos en un lado del cuerpo, el paciente evidencia temblor fino de la mano o el dedo índice y pulgar, perdida del olfato, insomnio, estreñimiento, tono de voz bajo, mareos y posteriormente rigidez muscular, perdida del balance en los brazos al caminar, cambios en la expresión facial y lentitud al moverse”, explica el especialista.


¿A quiénes afecta?

La edad media de comienzo de la enfermedad está alrededor de los 55 años aunque existen formas tempranas de la enfermedad con un registro del 5 al 10% en pacientes menores de 40 años.


El tratamiento

El Parkinson no se puede curar, pero los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas de manera efectiva. “Sin embargo como las neuronas productoras de dopamina continúan muriendo, la medicación se torna insuficiente o su exceso puede producir efectos adversos, tanto psicogénos como motores, más conocidos como disquinesias”, situación en la que el neurocirujano podrá recomendar la cirugía de estimulación cerebral profunda.

“En esta cirugía lo que hacemos es ubicar unos electrodos en un área específica del cerebro y conectarlos a un generador que se implanta en el pecho del paciente, cerca de la clavícula”, de esta manera se envían al cerebro unos impulsos eléctricos para lograr reducir los síntomas de la enfermedad.

La estimulación cerebral profunda es el tratamiento quirúrgico de elección para tratar los síntomas del Parkinson (rigidez, temblor y lentitud), no es una cura, pero ayuda a controlar en un 65% los síntomas motores. Este procedimiento se realiza actualmente en la Clínica Foscal Internacional por el grupo de especialistas integrado por: neurólogo, neurocirujano, fisiatra, psiquiatra, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional y fonoaudiólogo, dirigidos por el Dr. William Omar Contreras, neurocirujano funcional.

Parkinson

Dr. William Omar Contreras López
Neurocirujano Funcional

Parkinson