-ECP- Sincronizando circuitos en el cerebro
16 mayo, 2018
Cirugía Implante de Prótesis de Pene Inflable para Disfunción Eréctil
25 julio, 2018

Angioplastia con stent: La ciencia se enfrenta al infarto

Fernando Gómez Flórez
Jefe Dpto. de Comunicaciones

La enfermedad de las arterias coronarias es una patología del corazón consistente en obstrucción gradual de las arterias por el depósito de grasa en sus paredes, situación que progresivamente disminuye el paso de la sangre provocando el infarto o la muerte súbita en el paciente.

El desarrollo científico de los profesionales del Instituto del Corazón de Bucaramanga de la Clínica FOSCAL Internacional permite resolver el taponamiento de las arterias del corazón mediante la angioplastia con stent, un procedimiento cómodo, rápido y que restaura el flujo sanguíneo del músculo cardíaco con un excelente pronóstico de vida.

El corazón es un músculo que bombea sangre a todo el cuerpo y al igual que otros músculos, necesita del suministro constante de sangre y oxígeno para su funcionamiento a través de las arterías coronarias, “las cuales son ramas provenientes de la aorta con la función de proveer sangre oxigenada para el correcto funcionamiento del corazón”, explica el doctor Boris Eduardo Vesga Angarita, internista cardiólogo Hemodinamista del Instituto del Corazón de Bucaramanga - Clínica FOSCAL Internacional.

De acuerdo con el especialista, la enfermedad coronaria inicia cuando en estos vasos sanguíneos se desarrolla la placa de ateroma, “que es el acumulo de colesterol, calcio y otras sustancias en sus paredes, también se pueden obstruir progresivamente por hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo que comprometen en mayor o menor grado el flujo de oxígeno y nutrientes al corazón, haciendo evidente el dolor torácico o la angina de pecho que es uno de los síntomas más frecuentes que incluso pueden expandirse a otras partes del cuerpo”.

Diagnóstico y tratamiento

La enfermedad coronaria se diagnóstica con exámenes como la prueba de esfuerzo que identifica la patología en 3 de cada 4 pacientes y la descarta en el 90% de los casos. Posteriormente el cateterismo cardíaco confirma o descarta el diagnóstico. Cuando se confirma la obstrucción, se realiza una angioplastia, procedimiento de 30 a 90 minutos de duración bajo anestesia local en el que se introduce a través de la arteria, un catéter guía flexible que es dirigido mediante imágenes hasta llegar a la arteria coronaria taponada. “Una vez allí, se inserta a través del catéter guía, un filamento que sobrepasa el sitio de la obstrucción para avanzar un globo que es inflado para ensanchar la parte obstruida de la arteria y restaurar la circulación”, explica el doctor Boris Vesga Angarita.

Posteriormente se coloca un stent que es una prótesis con la forma de una fina malla tubular, “que se ubica dentro de la arteria coronaria para darle soporte y mantener el libre flujo sanguíneo hacia el corazón. En muchos casos, el alivio de los agudos síntomas de la enfermedad coronaria es inmediato, sin embargo, se recomienda la estancia hospitalaria del paciente por un corto tiempo”.

Las complicaciones

Se relacionan con el estado general de salud del paciente y la gravedad de la obstrucción en el momento del procedimiento. Los riesgos pueden ser paro cardiorespiratorio, problemas vasculares como hematomas, aneurismas o en el peor de los casos la muerte. De acuerdo con el especialista “estos riesgos se presentan en uno de cada mil procedimientos, y los contrarrestamos con una gran infraestructura tecnológica y experiencia científica para garantizar la seguridad del paciente”, concluyó el especialista.